Sobre el CCE-CdS

Presentación

El Centro Cultural España en Panamá – Casa del Soldado (CCE|CdS) es una institución asociada a la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), de cuya gestión se encarga la Fundación Panamá-España, entidad sin ánimo de lucro que integra a algunas de las principales empresas españolas presentes en el país. La Fundación Panamá-España canaliza aportaciones privadas que se suman a las de la Cooperación Española.

Fue inaugurado el día 18 de octubre de 2013 por Su Majestad el Rey de España, entonces Príncipe de Asturias, tras un acuerdo entre la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y el Gobierno de Panamá. Forma parte, como Centro Asociado, de la Red de Centros Culturales de España de la AECID, presentes en 16 países (15 latinoamericanos más Guinea Ecuatorial).

Entre sus objetivos destacan la promoción y difusión del arte y la cultura española contemporánea y el intercambio cultural entre ambos países, dando prioridad a proyectos que fomenten la experimentación en los procesos creativos y la producción de conocimiento. Además, trabaja en la realización de proyectos que integren Panamá dentro del espacio Cultural Iberoamericano, concretamente en la región Centroamericana y Caribe.

Por último, tal y como se establece en el Plan Director de la Cooperación Española, el CCE|CdS entiende la cultura como herramienta clave para el desarrollo, por lo que establece una línea importante de trabajo en formación de profesionales en gestión cultural, así como la gestión del patrimonio o el impulso al reconocimiento de los derechos culturales.

La relación del espacio con la comunidad cultural local es parte fundamental de su conceptualización, poniendo especial énfasis en proyectos que lo vinculen con su entorno inmediato y que contribuyan a su percepción como un lugar de crítica, debate y reflexión. Esta vinculación también facilita la creación de proyectos que estimulen la producción artística local, priorizando siempre el lenguaje contemporáneo, y que contribuyan a la formación de un público con sentido crítico.

 

La Fundación Panamá-España

La Fundación Panamá-España se creó como una plataforma de colaboración público-privada para incentivar proyectos de cooperación e intercambio entre ambos países, reforzando el compromiso de la inversión española con el desarrollo social, cultural y educativo de Panamá.

La Fundación Panamá España es una asociación sin fines de lucro, constituida por empresas españolas arraigadas en el istmo, y abierta a la colaboración y contribución de entidades públicas y privadas de ambos países y de la comunidad iberoamericana en su conjunto. Esta iniciativa de colaboración entre el sector público y privado nace con la conmemoración de los 500 años del descubrimiento del Mar del Sur y la celebración de la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, además del Congreso Internacional de la Lengua Española.

Su objetivo es ofrecer una plataforma conjunta para incentivar programas de intercambio y cooperación entre Panamá y España, fortalecer las relaciones entre ambos países y reforzar el compromiso de la inversión española con el desarrollo social, cultural y educativo de Panamá y sus ciudadanos, en especial con los más vulnerables.

Historia de La Casa del Soldado

El Centro Cultural de España en Panamá, conocido como “La Casa del Soldado de la Independencia” es un edificio singular enclavado en el centro histórico del Casco Antiguo de la ciudad de Panamá. Construido a un costado de la muralla, se ubica a un costado del paseo Esteban Huertas.

Aún no se ha podido determinar la fecha exacta de construcción de la casa actual; tampoco se conoce su dueño original. No obstante, el tipo de decoración pseudorenacentista de la fachada hacia el paseo Esteban Huertas, con sus elaboradas pilastras y floridas ménsulas, sugiere una fecha de construcción entre 1910 y 1920, década en la cual este estilo se difundió con muchas variantes por todo el Casco Antiguo.

En 1925 se instaló allí la Sección de Arqueología e Historia (posteriormente Etnología e Historia) del Museo Nacional, proyecto de Octavio Méndez Pereira, en ese entonces Secretario de Instrucción Pública. Como institución, el Museo Nacional fue establecido el 27 de junio de ese mismo año; anteriormente solo existía una pequeña exhibición instalada en los predios del Instituto Nacional. Las salas de historia y etnografía tenían una valiosa colección de arte prehispánico que hoy forma parte de los fondos del Museo Antropológico Reina Torres de Araúz.

En los años treinta, el Museo Nacional fue trasladado a una nueva sede, y la casa fue cedida a una asociación de supervivientes de la gesta de separación de Colombia en 1903, conocidos como “Soldados de la Independencia”, quienes instalaron una pequeña exhibición.

En los años noventa, la casa fue transformada en la sede de la Dirección Nacional de Patrimonio Histórico.

Tras un periodo de inactividad, el espacio sufrió un deterioro, por lo que fue rehabilitado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) en el año 2010, y contó con el apoyo de la Escuela Taller Panamá.

El proyecto de restauración fue realizado por el arquitecto Eduardo Tejeira Davis, siguiendo los siguientes parámetros:

– Recuperar la apariencia exterior original del inmueble, para lo cual se restauraron las fachadas, se restituyó el techo a cuatro aguas del mirador y se demolieron las baterías de baños en los balcones.
– Lograr un ambiente interior similar al original, con pisos de madera.
– Desarrollar toda intervención interior evidentemente distinta a la original con materiales modernos y poco agresivos (acero y vidrio).
– Resaltar el valor de la muralla colonial, que colinda con la casa y que en su momento no se apreciaba.

Para que la casa se integrase óptimamente al espacio público se contó con el apoyo del Ministerio de Obras Públicas, que adoquinó el espacio que separa a la Casa con la plaza de Francia y demolió la estructura de hormigón anexada a la muralla colonial que desvirtuaba la misma; de esta manera, se consiguió un espacio cultural al aire libre que pone en valor no sólo el edificio, sino todo el entorno.